Descubrir Menorca

Menorca

Paul Dell

Menorca

Scott Wright

Menorca

Fundació Destí

Menorca

Scott Wright

Lo mejor de Menorca son sus personas, la conservación del medio ambiente, el amor que los menorquines demuestran por su tierra y su cultura, la pasión que sienten al celebrar sus fiestas heredadas de la época medieval, la calma con que sus gentes dejan discurrir la vida. Todo ello hace de la isla uno de los pocos lugares donde se respira un "estar como antes", claro está, que en agosto es un poco difícil y por eso recomendamos conocerla antes o después de ese mes.

 

La primavera y el otoño son espectaculares y tranquilos, permitiendo disfrutar plenamente de sus calas ya que la temperatura del mar aún es cálida y facilitando muchas actividades; además en estas épocas del año es cuando Menorca se viste de gala ofreciendo su mejor paisaje teñido de verde con multitud de tonos.

 

Hablar de Menorca es hablar de un paraíso cercano, seguramente de uno de los últimos paraísos del Mediterráneo.

 

No hay lugar en Menorca donde no haya algo de interés: calas de ensueño rodeadas de verde vegetación con arenas blancas y aguas turquesas, calas bravas de arenas rojizas y aguas verdes, acantilados espectaculares, barrancos con bellos paisajes y microesferas de flora y fauna como es el d'Algendar, paisajes indescriptibles, parques naturales como el de Es Grau donde observar algunas de las más bellas aves, parques naturales marinos en donde poder nadar junto a infinidad de peces, flora y fauna únicas en el mundo.

 

Hace 5000 años se puede iniciar el recorrido en un momento un tiempo bastante desconocido y singular como es el de la cultura Talaiótica, con sus monumentos, templos y poblados megalíticos. Poco después encontraremos signos del paso por la isla de Fenicios, Griegos y Cartagineses, estos últimos fundadores de Jamma y Maghen hoy conocidas como Ciudadela y Mahón.

 

Continuando a través del tiempo llegamos al Imperio Romano y a los principios del cristianismo para avanzar a la Edad Media, tanto cristiana como musulmana, viendo la herencia de ambas culturas y contemplar castillos, defensas y palacios señoriales. Más tarde veremos cómo los piratas otómanos, Barbaroja, asolan la isla dos veces. Acercándonos a la actualidad encontraremos las aportaciones realizadas por las épocas Británica y Francesa hace sólo doscientos años. Menorca es un destilado de todo estos siglos, dejándose entrever en poblaciones, nombres, costumbres, lugares.

 

Menorca tiene muchos lugares que visitar como Mahón y Ciudadela con sus increíbles puertos naturales altamente codiciados en el pasado por sus características estratégicas, o pequeños y tranquilos lugares de pescadores como Es Castell o Fornells. En el interior aparecen pueblos de elevada personalidad como Alaior, Ferreries, Mercadal, Es Migjorn.

 

También se pueden realizar visitas a lugares de la época Talaiótica como la Naveta del Tudons, distintas Taules i Talaiots como Talatí o Trepucó, poblados como Son Catllar. Hay más de cien monumentos megalíticos. A su vez pueden conocerse lugares tan espectaculares como canteras de marés, Fortalezas como la de La Mola o Fort Marlborough, o simplemente deleitarse recorriendo el Camí d'en Kane o el Camí de Cavalls.

 

Todo ello se encuentra bajo un tapiz único formado por las estrellas de cada noche.

 

Para saber más:

 

 
Menorca

Paul Dell

TOP